MIS ABISMOS ENCONTRADOS

Tus pupilas palpitan al son de las palabras equivocadas. Retales de noches rotas, donde la magia fue un latido y nuestras soledades palpitando, huyen hacia los confines desconocidos. Abismo de la noche y nuestras simientes rotas buscan engendrar nuevamente el abismo.

Sigo bajando a un abismo sin fin, un derrumbe, ¿la salida? Yo mismo, yo soy principio y fin, son los ecos abisales. Suspiros. Silencio. Más Silencio. Yo soy la simiente que incomoda al sol, soy su oscura sombra. Las cuerdas suenan, resuenan en acordes perdidos, son los perdidos abismos. Mis abismos encontrados.

No hay comentarios: