Mr. Marshall

Al abrir las redes sociales  he encontrado la siguiente propuesta: “Cita directores de cine  cuya filmografía volverías a ver”. Hasta ahí todo bien, leo los comentarios y en su mayoría, citan a directores norteamericanos y algún que otro director de cine japonés. A excepción de dos personas que nombran a  Kathryn Bigelow y a Antonio Mercero.

Mi aportación fue la siguiente: Alex de la Iglesia, Jesús Franco, Juanma Bajo Ulloa, Jaume Balagueró, Edgar Neville, Luis Buñuel, Berlanga, Alejandro Amenábar, Ricardo Franco, Bayona y añado Sofia Coppola, Jane Campion, Isabel Coixet, Ida Lupino, Helena Cortesina, Ana Mariscal, Rosario Pi, Julie Dash, Loise Weber (Dirigió el Mercader de Venecia en 1916), Icíar Bollaín. Mi apuesta es clara, por un lado cine español y por otro,  cine dirigido por mujeres.

Cada vez soy más consciente del conflicto entre cultura e inteligencia, que muy bien plantea Samuel Beckett, somos inteligentes, pero no nos engañemos, el bombardeo constante de películas americanas  nos deja muy lejos de ser cultos, tenemos memoria, las vemos hasta la saciedad,  como un disco rayado, así es muy fácil recordarlas.

En los comentarios, todos han respetado sus aportaciones  a excepción de la mía, porque  defender el cine español es defender, o bien los intereses de unos u otros. ¿Con qué me quedo? Con una cultura que en realidad no lo es, somos loritos, repetimos lo que vemos, no nos cuestionamos ni abrimos la mente a nuevas opciones, ni tan siquiera las buscamos nuestra raíces. A mí me gusta Wilder, Lucas, Chaplin o Browning, pero también me gustan Berlanga, Neville, Isabel Coixet y Jane Campion o el cineasta alemán Percy Adlon.

¿Qué será de nosotros? ¿Qué será de nuestro cine? ¿Qué será de nuestra cultura?

A veces siento que España es un cocido a fuego lento hecho con los despojos de todos, somos más extranjeros de nosotros mismos que nunca.  El cine de Berlanga, Rovira Beleta, guiones de Rafael Azcona, que tanto aliviaron a la generación de mis padres en una posguerra y dictadura atroces, un cine que se saltaba las normas, un cine que dejó a los censores como unos verdaderos idiotas, se desvanece de la memoria colectiva. Ahora sencillamente, nombramos a los directores norteamericanos como una suerte de nueva lista de los reyes godos, sin más, como cacatúas  ¿Y  el amo? Sigue siendo el mismo: Mr. Marshall.

Mª Carmen Martínez
http://diariodeundodecaedro.blogspot.com.es/

La Cita

Seguía ahogándome.

En mis sueños sólo percibía una sensación o bien debía huir o bien debía buscar algo ¿la muerte?

La muerte no acudía a mi encuentro, yo sólo quería visitarla, aunque fuera un rato, tomar juntas un café. Todos la temen y yo me siento enamorada, quizás tenga algo de hombre. ¿Es importante el sexo de la muerte?

La cortisona fluyendo por mi sangre, jodiendo mi hígado. No sé respirar, la presión en el pecho es más profunda. La herida siempre abierta, hecha con escarcina, que no cicatriza. Supura.

La máscara de oxígeno es molesta, las luces me aturden, demasiada gente en urgencias. Quiero aislarme, sigo pensando en la muerte, mi cuerpo ya no me pertenece, está ausente, dirige sus propios caminos y mi mente traiciona a mi cuerpo. ¿Será la muerte que viene a verme?

Elías, así se llama el médico de urgencias, sigue buscando algo, mi cuerpo no reacciona, dice que mi mente no quiere seguir. Quizás. Todos miran a una mujer que se ahoga, me ahoga la vida. Ella, es la culpable, me ha demolido, ha barrido mis sentidos, los ha vaciado. Ya no queda más.

Acaban de inyectarme un valium, creen que son los nervios, es la última posibilidad. No hago caso de nada, yo y mi yoidad dialogando. Hay unos ojos, rojos, tristes, tiernos, es mi padre, languideciendo ante mi angustia. La musculatura se relaja,  la tensión desaparece. Quizás sea el valium. Mis pensamientos se están alejándose, parecen alegres. La muerte ha cancelado la cita conmigo. Sigue sin importarme su sexo.

Mª Carmen Martínez
http://diariodeundodecaedro.blogspot.com.es/

Diez de marzo de 2016

Hoy el sol relucía con orgullo, vaticinando un día de esos engañosamente tranquilo.

Había quedado a las 10 de la mañana con Mario, mi nueva pareja de normalización lingüística, iniciativa que se da en un pueblo cercano y en la que hace más de seis años que participo.

Tan pronto giré la esquina para llegar a la plaza de la iglesia, ahí estaba él. Nos saludamos estrechándonos las manos.

Nos metimos en una cafetería para poder hacer la primera sesión, de las diez que nos asigna esta iniciativa.

El café nunca había sido tan duro, áspero y punzante. Con cada sorbo mi nudo en la garganta iba en aumento.

Antes de escribir, me he puesto a pelar patatas, como huyendo de todo lo que iba invadiendo mi estado de ánimo. Las he troceado por inercia, el horno se estaba calentando y en mi mente los gestos, las manos, las palabras de Mario.

Había cierta tensión, entiendo que Mario ha vivido muchos prejuicios raciales. La conversación fue derribando todas las fronteras que teníamos. Su orgullo y humildad me despedazaron, su aceptación y lucha fueron puñetazos a mi conciencia.

Mario es de un pequeño pueblo de Mali, por suerte muy alejado del conflicto armado. Me explicó que al no poder dar  educación a todos los niños, lo que hacen las familias es dividir, la mitad de los hijos, los mayores, estudian poco y van a trabajar a muy temprana edad, mientras que los hijos pequeños estudian hasta edad mucho más avanzada.

Él  es el cuarto hijo, el primer hijo varón, su destino  estuvo ligado al trabajo en el campo desde los ocho años, a pesar de no haber podido estudiar, habla las ocho lenguas locales, francés, español y catalán.  Le gusta aprender y se nota, ponía atención en todo lo él decía y en cómo lo decía yo, iba perfeccionando su dicción y la comprensión de muchas frases hechas.

¿De qué me sorprendo? Yo con tanto y en realidad con poco.

El café seguía clavando navajazos en mi garganta. Yo miraba a la calle, rezumaba frivolidad con los grupos de turistas admirando una casa modernista  y también miraba fijamente a Mario. Lejos de sentirse amedrentado por  mi mirada, se generó cierta complicidad, él sabe que no quiero salvar a nadie y él no quiere que nadie lo salve, sencillamente ambos disfrutamos compartiendo humanidad, un bien realmente escaso.

Los transeúntes nos asestaban  miradas ponzoñosas, uno de los camareros se olvidó de nosotros, Mario revindicó un agua y un té para él.  Los prejuicios son tan enervantes  como el perfume fétido de la cicuta.

Observaba sus manos  cuarteadas, grandes, proporcionadas, con decepciones, tristezas, manos con historias mudas a cuestas, pero que la piel delataba en un lenguaje hecho con los cascotes de la vida.

Pagó todas las bebidas, yo me sentí mal,  él, en cambio, se sentía feliz por aprender tanto.  La tristeza me iba llenando a bocanadas. Le pegué dos tragos al agua  como buscando consuelo.

He puesto las patatas en el horno, en un rato cocinaré las salchichas.

La botella de agua está aún en mi bolso.

A la hora de marcharnos, Mario quiso acompañarme a buscar mi coche, no paraba de repetir lo feliz que se sentía. Su felicidad ha sido y es un analgésico.

La vida no para de dar esos golpes a mi conciencia, ese sentido único que nos aúna como humanos  y nos  invade como la pólvora, explotando con un detonador a destiempo.

Huele a patatas al horno.


En la mesa, Solaris de Stanislaw Lem y  suena Disassociative de Marilyn Manson.

Mª Carmen Martínez
Todos los derechos reservados