Dulces sueños

Dulces sueños,
navegante levanta el mástil, es el mar.
El mar de Ahab surcando las cicatrices de heridas henchidas por navajas.
Surca y sigue surcando las cicatrices,
soy mi propio leviatán.
Dulces sueños,
son los horrores negros tatuados en mi piel,
delatores de la muerte.
Mi muerte querida que surca mis venas.
Mi querido tormento hecho de flemas dispuestas a escupir los anhelos contenidos.




No hay comentarios: